Los archivos con extensión .bin son archivos binarios. Suelen ser instaladores de programas y tienen la ventaja de que funcionan en la mayoria de distribuciones.

La forma mas sencilla de instalarlos de forma gráfica es mediante el comando sh,  lo haríamos seleccionando en el menú contextual del archivo la opcion abrirlo con y en abrir con el comando seleccionado escribimos sh.

Si preferimos usar la consola, sería tan sencillo como situarse en el directorio donde hayamos descargado el archivo y escribir:

sh archivo.bin

En mi caso lo he descargado en el Escritorio así que haría:

cd Escritorio
sh GoogleEarthLinux.bin

Dependiendo del programa muchas veces nos pedirá o nos puede interesar ejecutarlo como root, en ese caso utilizaremos los comandos su o sudo, en función de la distribución de linux que utilicemos:

sudo sh archivo.bin

ó

su
contraseña:
sh archivo.bin


Otra opción diferente de instalación, requiere previamente otorgar a eses archivos permisos de ejecución. En modo gráfico seleccionamos la opción propiedades del archivo, y en la pestaña permisos marcamos la casilla que otorga permisos de ejecución

o bien mediante terminal con el comando chmod:

chmod a+x archivo.bin 

y a continuación ejecutamos el archivo:

./archivo.bin

Es importante recordar siempre cuando utilizemos el terminal, situarse en el directorio donde hemos descargado el archivo, bien a traves del comando cd o de la extensión nautilus-open-terminal.

Y ya por último si tenemos que ejecutarlo como root, haríamos como antes:

sudo ./archivo.bin

ó

su
contraseña:
./archivo.bin