woman in volcano

Ubuntu: no te rayes tía, pasa de ellos

Habían empezado bien las cosas para Ubuntu en su vuelta a GNOME. Un Mark Shuttleworth más humilde que nunca, reconocía que las cosas no le habían salido bien y mientras afirmaba mantener su compromiso con el escritorio (con un perfil más bajo, eso si), enfocaba

Aislando aplicaciones del resto del sistema con Firejail

Firejail es una herramienta escrita en lenguaje de programación C que nos permite crear un sandboxing en nuestro sistema Linux. Es especialmente útil para ejecutar programas en los que no confiamos demasiado, dentro de un entorno con privilegios limitados. El programa se usa desde la

Ubuntu: bienvenidas, recortes y forks

Ahora que han pasado un par de días desde el bombazo que soltó Mark Shuttleworth, es un buen momento para recapitular las últimas noticias, concernientes al abandono de Ubuntu de sus ambiciones en el mercado del móvil y la vuelta al redil del escritorio GNOME.

Thunderbird 52 mejora sus capacidades de chat

Se ha liberado una nueva edición de Thunderbird, un software multiplataforma conocido como cliente de correo, aunque también lo podemos usar como lector de noticias, calendario e incluso aplicación para chats. Es un lanzamiento que tiene especial mérito ahora que ya no está bajo el

Ubuntu abandona Unity en favor de GNOME

Unity 8 nunca llegará a Ubuntu 18.04 LTS. La ansiada convergencia del móvil con el escritorio seguramente tampoco. Y si lo hace, no será con el que ha sido su escritorio estrella durante estos últimos años. En un sorprendente comunicado, que ha dejado atónitos a

Fedora 26 alfa: nuevo spin LXQt y lo último de GNOME

A finales de julio estará disponible la próxima versión de Fedora 26, pero los impacientes ya podemos ir echándole un vistazo a su edición alfa, que nos llega con lo último del entorno GNOME, ediciones para diferentes objetivos (escritorio, nube, servidor, ARM), además de la

A toda velocidad en la terminal con Goto

A la hora de movernos con soltura por la terminal de Linux –especialmente si lidiamos con extensas lineas de comandos–, tenemos varias opciones: ser un ninja de los atajos de teclado, invocar algún que otro editor más o menos diabólico (como Vi) y desde hace