Manjaro bspwm 16.05: para amantes de lo tiling

manjaro-bspwm

Los escritorios en modo mosaico (provistos de gestores de ventanas tipo tiling) tienen sus fans especialmente entre desarrolladores y aquellos que buscan un escritorio ligero, libre de distracciones.

Así vemos que los programas se buscan la vida, ocupando la totalidad del desktop de forma inteligente al ser lanzados. Mientras tanto el usuario hace otro aprendiéndose unos cuantos atajos de teclado y a configurar el entorno editando algún que otro archivo del sistema.

A ese público apunta la versión comunitaria de Manjaro bspwm, anunciada hoy en el blog de la distro. Algo que notamos nada más lanzar una terminal y empezamos a juguetear con zsh (5.2), un interprete de comandos que viene ya configurado y que en algunos aspectos parece más sofisticado que nuestro querido Bash (también presente): mejor autocompletado, acceso a la historia de los diferentes shells que hayamos abierto, mejor navegación por los directorios, más personalizable …

Volviendo a Manjaro Bspwm, vemos que mantiene el tono general de la distro, sea oficial o como en este caso comunitaria, en cuanto a proveer un excelente artwork, cada vez más homogéneo entre sus diferentes versiones. Reina el tema Maia y los iconos breeze, en un ambiente muy diáfano.

Contra lo que pudiera parecer el mouse no está de adorno, el botón derecho esta reservado para las opciones de configuración del escritorio y la disposición de las aplicaciones en él presente.

Si hacemos click izquierdo accedemos al menú de las aplicaciones, donde nos encontramos un curioso fork de Firefox llamado Light, del que creo que no hace falta que diga cual es su principal virtud. A todo esto la distro gasta poquísimo entre 100-120 MB.

En el apartado de gestión de archivos esta SpaceFM 1.0.5 , un habitual de los escritorios ligeros. El editor de texto es Gedit y nos encontramos algún que otro accesorio interesante como Htop, Chroot o el emulador de terminal ROXTerm, que cuente con un acceso habilitado en el menú para configurar las preferencias del sistema.

También destacar a Pacli, un sencillo a la vez que poderoso gestor de paquetes, capaz de actualizar el sistema, hacer downgrades, manejar el repositorio comunitario de AUR, controlar las dependencias…son más de 24 características diferentes, así que no os aburro con eso.

Mejor os pasáis por el blog de manjaro donde encontraréis información adicional, además de los enlaces de descarga para este Manjaro bspwm 15.05 (32 y 64 bits).

La ISO se puede probar en modo live y si os decidís por instalarla se recomienda tirar de terminal (CLI), en lugar del instalador gráfico Thus.

6 thoughts on “Manjaro bspwm 16.05: para amantes de lo tiling”

  1. eliotime3000 says:

    Impresionante edición de Manjaro. A @rawbasic le va a encantar ésto.

  2. 3rn3st0 says:

    Hoy me encontré casualmente con el anuncio de la nueva versión comunitaria en la página de Distro Watch, sin embargo, al verlo aquí, descrito someramente y sin mucha alharaca por el mismísimo tannhausser no queda sino bajarla (que ya lo estoy haciendo) e instalarla. Manjaro es una distro a la que he querido hincarle el diente desde hace tiempo, pero el abandono de su versión comunitaria OpenBox, me ha hecho resistirme a la idea. Ahora con esta nueva versión bspwm, no creo tener más excusas.

    1. tannhausser says:

      Yo también era muy fan de su versión openbox, esperemos que esta tenga más continuidad 🙂

  3. Alberto says:

    Porque sé que luego me conozco y ese tipo de escritorios me acaban resultando un coñazo, pero ¡qué bien vendes las distros! 😀
    Creo que probaré la versión live 🙂

    1. NeoRanger says:

      Los Tilling managers no son para cualquiera. Están enfocados a la productividad y hacer la mayor parte del trabajo solo con el teclado. Si se está acostumbrado a las GUIs digamos que los tilling managers no son los más adecuados.

  4. larryman75 says:

    Me encanta manjaro xfce, junto con antergos son las 2 distros que uso. Manjaro da una solidez a mi pc exquisita, no actualiza a la par que antergos, ni mucho menos pero he aquí su gran pilar.

Deja un comentario