Solus se convierte en rolling release

solus1_2

Una de las noticias interesantes que nos ha dejado el fin de semana es la conversión de Solus en rolling release, es decir en una distro en constante desarrollo, con actualizaciones constantes de software pero sin ciclos de lanzamiento predeterminados; exceptuando las típicas imágenes de instalación que se liberan de vez en cuando.

Hasta ahora Solus había sabido combinar una base estática –que partía del núcleo e irradiaba con mayor o menor ansia a diversas bibliotecas del sistema– con actualizaciones a la última de las aplicaciones de escritorio, conviviendo con el entorno GNOME o ese escritorio Budgie marca de la casa.

Es decir un modelo semi-rolling release, no demasiado popular en GNU/Linux, a excepción de alguna distro como puede ser Chakra Linux.

Los desarrolladores del proyecto se han dado cuenta de que quedarse a medio camino no tenía ningún sentido, especialmente cuando ya estaban usando las últimas versiones de software de compilación (GCC) o bibliotecas gráficas (MESA).

A efectos prácticos en las próximas semanas veremos actualizar el servidor de sonido PulseAudio (9.0), el entorno GNOME (3.20) y todas las ediciones de Solus 1.x serán soportadas de forma indefinida, con una simple actualización de paquetes.

También se aprovechará para incluir algunas nuevas características en ypkg2, una herramienta para empaquetar software a partir del código fuente. Relacionado en parte con esto, comentaros que en un futuro se sustituirá eokpg como gestor de paquetes por “sol”, una nueva aplicación escrita en C, que promete mejoras en rendimiento y de la que tendremos que hablar cuando se presente oficialmente.

El paso de una edición de ciclo regular a otra rolling release no significa perdida de estabilidad o que vayan a surgir más dificultades en su mantenimiento. Si la distro está bien construida, la disponibilidad de software a la última generalmente trae más ventajas que inconvenientes (especialmente en el escritorio, si nos vamos a servidores o gestión de múltiples estaciones de trabajo ya es otra historia).

Además de disfrutar de las nuevas características de las últimas ediciones estables de todo tipo de aplicaciones, en muchos casos evita arrastrar viejos bugs durante años. El balance entre solución de viejos errores y descubrimiento de nuevos, suele salir a favor de las rolling.

En mi opinión otro detalle a tener en cuenta, es el software sobre el que se implementa el modelo rolling release y en este caso los cimientos de GNOME 3.20 parecen más que seguros para soportar la tarea.

En el blog de Solus tenéis más información sobre este tema.

Vía | Softpedia

Deja un comentario