Redcore Linux: un Gentoo diseñado para las masas

Redcore Linux es una distribución GNU/Linux basada en Gentoo, que nace con la intención de acercar dicho sistema a las masas linuxeras. Olvidaros de pasar el tiempo compilando, olvidaros de leer –un montón de– documentación, aquí ya viene todo cocinado.

Como toda distro out-of-the-box que se precie, llega con un amplio número de aplicaciones listas para su uso. Y adaptado a las necesidades del usuario de escritorio, con un ambiente ya configurado para la optima detección de hardware.

Redcore Linux nos garantiza su funcionamiento en modo live, pero si optamos por hacerla fija en nuestro equipo, contamos con la ayuda de Calamares (el que arde en los pendrives, rompedor de particiones y protector de LUKS, rey de las siete distros y el primero de su nombre en Manjaro, KaOS, etc). La Khaleesi de los instaladores, entre aquellas distros que carecen de uno propio.

Estamos por tanto ante una distro rolling release, con escritorio ligero LXQt y repositorio propio que intentan mantener pequeño y cuidado (alrededor de 2000 selectos programas). Dado que la orientación es hacia el usuario casual de Linux y no tanto el administrador de sistemas, han decidido prescindir del típico software para servidores: apache, lighttpd, mysql, nginx, etc.

Para la gestión de los paquetes utilizan a Sisyphus, nombre mitológico para un software condenado de por vida, a ser el envoltorio de los portage, gentoolkit y portage -utils. Lo interesante de Sisyphus es que además de interfaz gráfica, presenta una sintaxis de ejecución en linea de comandos, adaptada a los usuarios de Debian, Red Hat y sus derivadas.

Y si toca compilar disponemos de Vasile (Versatile Advanced Script for ISO and Latest Enchantments). Desarrollado para Kogaion Linux (ya descontinuada y que ha inspirado la creación de Redcore Linux), además de facilitar el uso de Portage a la hora de construir binarios, permite la creación de imágenes ISO y el establecimiento de diferentes modos de acceso a las fuentes de software (binario, código fuente o híbrido).

Del sistema de inicio se encarga OpenRC y en las tripas del sistema también nos encontramos a una versión LTS del kernel (con BFQ I/O Scheduler para mejorar su rendimiento), Dracut (sirve para gestionar initramfs, un sistema de archivos temporal en el arranque del sistema), Connman para el asunto de las redes y el gestor de sesiones SDDM.

Y si curioseamos por el menú, nos encontramos programas de uso común como  la suite LibreOffice, el administrador de archivos PCManFM, el gestor de contraseñas KeePassXC, suites de juegos como Steam y PlayOnLinux, el editor de imágenes GIMP, Inkscape para el trabajo vectorial, MuPDF como lector de documentos, el reproductor de audio Cantata, Vidcutter para cortar y unir vídeos, Qterminal, el navegador Qupzilla (ahora llamado Falkon) o el popular reproductor multimedia VLC.

Y otras aplicaciones quizás más desconocidas como: el editor de texto ligero FeatherPad, el cliente de correo WMail (ahora Wavebox), Notepadqq para los desarrolladores o ese TV-MAXE que sirve para ver contenido en streaming.

Redcore Linux está disponible exclusivamente en arquitecturas de 64 bits. Más información y descargas, como siempre en la web del proyecto.

11 thoughts on “Redcore Linux: un Gentoo diseñado para las masas”

  1. newbie says:

    Hola
    Has puesto dos veces Qupzilla, y sobre la suite de juegos Stream ¿no te has confundido con Steam?
    Un saludo

    1. tannhausser says:

      Sí, a todo 🙂

      Un saludo y gracias por las correcciones 🙂

  2. Elderein says:

    La probé hace poco y quise usar los repos de gentoo y me fue imposible, los cambié de todas las formas posibles y fui incapaz de hacer que sincronizara con ellos y me mostrara sus paquetes, en si la distro va de lujo, pero debido a que emerge y su sistema solo usan los repos de redcore la veo muy limitada en cuanto a software.

    1. tannhausser says:

      En ese aspecto me recuerda un poco a KaOS. No demasiados paquetes y a ser posible que no se repitan en la misma función.

      Le discuto un poco la apuesta por qupzilla, que a mi parecer todavía peca de inestable.

      1. Elderein says:

        El problema es que por defecto venía con el repositorio de gentoo activado, lo que pasa es que era imposible usarlo, hice mil cosas y fui incapaz de acceder al software de dicho repositorio.

  3. profe says:

    Hola. Viene con systemd? por cierto muy buena la posibilidad que nos abre el canal de Telegram para poder estar al tanto de tus novedades Replicante. Gracias

    1. tannhausser says:

      En este caso utiliza openRC como sistema de inicio, que es lo habitual en Gentoo.

      Lo de los canales es bastante cómodo para seguir blogs y apenas dan trabajo. No lo he publicitado en ningún lado, pero ya tiene más de 400 seguidores, así que bien 🙂

      Un saludo y gracias a ti por comentar!

  4. Felipe says:

    Desde hace un año dejé el distro-hopping gracias a KDE NEON , pero con este artículo , es una verdadera tentación caer de nuevo en esta enfermedad o como lo quieran llamar , y mas cuando se está hablando de una distribución con base en GENTOO , tiene sus complicaciones , pero es toda una joya dentro del mundo linuxero. Gracias Replicante por esta información.

  5. ice says:

    toda la esencia Gentoo tirada a la m… jejeje una pena. A perder el miedo, el “cuco” de instalar Gentoo NO existe! Distribuciones derivadas NO son buenas. Aclaren! 😉
    Por las dudas si les queda alguna consulta estamos en el grupo de Telegram: @Linuxeros_es @gentoo_es entre muchos otros.

    Un abraz!

  6. arrakix says:

    Como comentan mas arriba le pierde la escasez de paquetes en repositorio, esperare a que se incrementen.

  7. fernan says:

    Hola:
    Si quieres algo bastante parecido a gentoo pero igual, no lo sé, un poco menos difícil, usa funtoo, si quieres un precompilado con un pequeño sabor a gentoo, usa sabayon que si puedes usar algo el emerge, y si quieres gentoo de verdad usa gentoo, las demás basadas en gentoo no creo que aporten nada, para eso usa debian o derivadas.
    Saludos.

Deja un comentario