Puppy Linux 8.0: una pequeña gran distro

Si estableciéramos una división por pesos y pusiéramos a combatir a las principales distros, Puppy Linux tendría muchas posibilidades de ganar en su categoría (chihuahua o mosca la que prefiráis). Libra por libra difícilmente encontraremos un sistema capaz de ofrecer tantas variantes de configuración y aplicaciones concentradas en menos de 300 MB, capaz de flotar con una mariposa y picar como una abeja, veloz y con un punto de hermosura.

Ahora acaba de presentarse Puppy Linux 8.0 en sus variantes de 32 (BionicPub32) y 64 bits (BionicPub64), basada en Ubuntu Bionic 18.04 y teniendo en cuenta siempre las directrices de Woof-CE, el constructor que también permite crear más cachorros de la distro, basados en otras especies como Slackware o Debian.

Escritorio dominado por el gestor de ventanas JWM 2.3.7, un kernel 4.9.163, Bash 4.4, Python 2.7, Glibc 2.27, OpenSSL 1.1, wpa suplicant: 2.6, Perl 5.26, son cosas que nos podemos encontrar en las profundidades del sistema.

Si salimos a la superficie la colección de programas es abrumadora y uno se pregunta como diablos han hecho para encerrarlos todos en la ISO: decenas de opciones para configurar las preferencias del sistema, desde el arranque hasta la apariencia más recóndita del escritorio pasando por el modo de conexión a internet. Utilidades de backup varias, snaps, editores gráficos (mpaint), de texto (abiword, con LibreOffice en la recámara, listo para ser instalado).

Para los amantes de la seguridad: gestores de contraseñas, firewall, cifrado vía Brcypt, ssh-gui, verificadores de integridad de archivos…

Además de otros programas de uso mucho más común, donde podemos citar al navegador web Light basado en Firefox, Transmissión como cliente torrent (además se incluye un creador de torrents), GNOME Player, herramientas de podcast y radio streamer (pMusic), geany, samba, el gestor de archivos rox (mejorando en esta ocasión el tema del copy-paste) y juegos varios.

En Puppy Linux 8.0 se ha reescrito el script de inicio, mejorado la compatibilidad con el hardware gracias a un nuevo mecanismo de actualización del kernel, rediseño del gestor de paquetes, así como una nueva interfaz de usuario y herramientas de configuración de fácil comprensión y que nos aparecen nada más acceder al escritorio.

Como programas debutan redshift-gui, guvcview, sunfish chess, gpick (sustituye a gcolor), take a shot (en lugar de screeny) y ffconvert. De igual manera homebank está de vuelta.

Al mismo tiempo se ha proporcionado una apariencia homogénea a los temas del escritorio y observamos que aplicaciones como claws-mail o Findnrun (un buscador de aplicaciones para el escritorio) adquieren presencia en la bandeja del sistema.

Si queréis saber más de esta Puppy Linux 8.0 lo mejor es que le echéis un vistazo por vosotros mismos y os paséis por el blog de la distro.

14 comentario en “Puppy Linux 8.0: una pequeña gran distro”

Responder a KiKiLover Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.