Suena a receta culinaria pero no lo es, en este caso Vino será la aplicación que utilizaremos como servidor VNC  y Vinagre es la aplicación de Gnome para ver escritorios remotos. Son paquetes fáciles de encontrar y en muchas distros ya vienen por defecto, así que os ahorro el tip de la instalación y vamos directos al tema:

  • En la computadora que vamos a controlar lo primero es buscar en nuestro menú de aplicaciones las preferencias del escritorio remoto y marcamos las opciones “permitir a otros usuarios controlar mi escritorio” y “permitir a otros usuarios ver mi escritorio”. También puede ser recomendable marcar la opcion de contraseña.


  • Ahora es el momento de usar Vinagre (Visor de escritorios remotos) desde la máquina que queremos conectarnos, para así poder acceder a los ordenadores de nuestra red local. Vamos a aplicaciones > internet > Visor de escritorios remotos y lanzamos el programa.
  • Le damos a Conectar, elegimos el equipo que vamos a controlar y escogemos el tipo de protocolo SSH ó VNC. También otras opciones que podremos seleccionar opcionalmente como: pantalla completa, solo visión, escalado etc..

  • Y por último, si hemos marcado la opción contraseña se mostrará un diálogo de autenticación solicitando las credenciales.

Otros programas interesantes además de Vinagre que os recomiendo, son por ejemplo: Remmina, KRDC en escritorio KDE, o TeamViewer (muy útil si además manejáis equipos con windows) que está disponible con versión para linux, desde hace unos meses.