La alfa de openSUSE Leap 42.3 nos trae un modelo de desarrollo continuo

distribución gnu/linux

Algo se mueve en la manera de desarrollarse de las principales distribuciones. Una tendencia hacía un modelo de creación continua, en el que hitos como las alfas y betas, ya no son tan importantes.

Ahora la última en sumarse a este modelo –en Fedora también planean deshacerse de las alfas– ha sido openSUSE Leap, la versión de ciclo regular de la distro del camaleón. Un sistema basado en la última SLES estable y que integra el software desarrollado por la comunidad de openSUSE, ofreciendo un ciclo de soporte extendido.

Como señala nuestro amigo Victorhck in the free world esto no significa que se convierta en una distro rolling release (para eso ya está openSUSE Tumbleweed), ya que esto tan solo afectara a su periodo de desarrollo, previo al lanzamiento de la versión final.

Un ciclo de desarrollo que en parte recuerda al que implantó Ubuntu en su edición principal con Unity hace unos años, con las denominadas daily builds, mientras todavía mantiene un enfoque más tradicional en el resto de sabores de la distro (Xubuntu, Kubuntu, Lubuntu, etc.).

Pero con algunas diferencias de tipo técnico, la primera es la disponibilidad para testear y probar estas versiones previas. En openSUSE apuestan cada vez más por la automatización en lugar del factor humano, optando por herramientas como openQA (servicio de pruebas automatizado para prevenir errores previos al lanzamiento) y su fantástico servicio de construcción de paquetes OBS, utilizado incluso por otras distros.

De manera implícita también supone depositar una mayor confianza en los grandes proyectos upstream (como por ej. los escritorios, herramientas de compilación o el kernel) sobre los que se construye la distro. Lo que constituye la esencia del espíritu rolling release, aunque en este caso limitado al desarrollo de nuevas ediciones.

A efectos prácticos, ahora mismo disponemos de una alfa que llevarnos al pendrive y no será hasta dentro de unos meses –a finales de julio— que saldrá una edición Gold Master, a la que debería de seguir de forma –casi– inminente la versión final de openSUSE 42.3.

Entre medias habrá una fecha limite –25 de junio– en las que ya no se permitirá incorporar actualizaciones de las importantes y un periodo de congelamiento previo de solución de errores (todo muy debianita como veis).

Si todo sale como está previsto los usuarios de la edición actualmente en vigor (openSUSE 42.2), podrán actualizar a openSUSE 42.3 sin mayor novedad

Para descargar esta versión en desarrollo (64 bits y nada de ediciones “lives”), lo podéis hacer desde aquí.

5 thoughts on “La alfa de openSUSE Leap 42.3 nos trae un modelo de desarrollo continuo”

  1. Dani says:

    Todo el artículo se resume en una cosa: los usuarios somos los betatesters y las distribuciones comerciales se hornean sobre una instantánea que luego se pule. Cabe preguntarse si el resultado es positivo y poco se puede pedir a un producto gratuito.

  2. x-man says:

    Estos modelos de desarrollo sin duda se van a convertir en estándares, herramientas como “openQA” con cada trabajo irán mejorando y puliendo, y aunque el factor humano siempre estará presente, la rapidez y precisión serán superiores.

    Aunque en los últimos tiempos y debido a tantos cambios, hemos tenido que lidiar con algunas dificultades, la distro del camaleón es una de las mejores elecciones para usar GNU/Linux, (…sin agravios).

    Saludos.

  3. Dani says:

    Un pensamiento: ¿a nadie le parece horrible el splash de Tumbleweed con los botones en movimiento? Es como muy… como dijo Torvalds en una ocasión sobre KDE… ¿cartoonish? Da una imagen poco vistosa y poco profesional.

  4. victorhck says:

    gracias por la mención!! 🙂

    1. tannhausser says:

      De nada colega! 🙂

Deja un comentario