Slax: la pereza lleva a Debian

Slax es una distribución GNU/Linux, hasta hace poco basada en Slackware y con tradicional presencia del escritorio KDE. Es un sistema diseñado para su ejecución en modo live, con o sin persistencia, algo que podemos decidir en el mismo menú de arranque.

Ahora varios años después de su ultimo lanzamiento, se acaba de publicar una nueva edición, una Slax 9.2.1 que nos trae como novedad más destacable el abandono de Slackware, en favor de la última Debian estable (Stretch). También un ambiente más ligero gracias al gestor de ventanas Fluxbox, que de opcional pasa a ser capitán general del escritorio.

Una decisión –la de pasarse a Debian– que el autor justifica por la mayor facilidad que le da a la hora de construir el sistema, en especial a la hora de parchear el kernel y luchar con las dependencias. Hablamos por ejemplo de servicios como aufs, que se podrían compilar automáticamente.

Lo que antes era un placer, con el tiempo puede ser visto como un incordio.

Salvando las distancias –y ahora os cuento mis historias–, eso lo viví hace unos días, cuanto tras ciertas dudas, elegí ponerle Debian a un netbook Intel Atom (de esos antiguos, pero no tanto como para tirarlos por ser de 32 bits), en vez de una Void Linux, que iría más en linea con el onda rolling release, de la mayoría de mis equipos, Arch Linux mediante.

A pesar de la excelente comunidad de Void Linux y lo innovador de su sistema, no me apetecía aprender a manejar otro gestor de paquetes o leer una guía de instalación. La pereza lleva a Debian y Debian lleva a la tranquilidad.

Una decisión dictada por la comodidad, no significa que sea mala y volviendo a Slax, vemos que otro motivo para el cambio, es la mayor base de programas disponibles para Debian.

Otra derivada más…otra distro sin demasiado interés…el replicante se aburre y ya no sabe de que diablos escribir… buuu! fuera!

Pues no! Slax tiene su interés, además de presentarnos un bonito escritorio Fluxbox en su edición principal, también nos ofrece una versión minimal, muy minimal y mucho minimal, de apenas 900 KB ( sí! habéis leído bien, menos de 1MB) que nos permite montar la distro desde la red y descargar solo aquellas partes que consideremos necesarias. También ofrece capacidad P2P, permitiendo previa verificación conectar unos usuarios con otros.

Porque si por algo siempre ha destacado Slax es por su modularidad, esa capacidad de montar ladrillo a ladrillo el sistema.

En la versión grande (200 MB) de Slax 9.2.1 al gestor de ventanas Fluxbox, le acompaña otro invento de la casa llamado xlunch, un lanzador para Xorg/X11, con escasas dependencias y que nos permite ejecutar comandos o lanzar las aplicaciones del sistema.

Dentro de ese minimalismo que caracteriza a la distro son escasas las aplicaciones incluidas: el navegador Chromium, el editor de texto Leafpad, terminal y calculadora. Esa actitud espartana también se percibe a la hora de configurar el sistema, demasiado arisco para usuarios no experimentados, en asuntos como establecer la conexión wifi. Parece que el autor se olvidó de incluir dicho soporte.

Pero ya sabéis que todo está en Debian y sus repositorios (wpa suplicant, network manager, wicd, podrían hacer el apaño). Por systemd no os preocupéis que ya viene incluido. Es otra consecuencia –positiva para unos, negativa para otros– de abandonar Slackware.

Más información y descargas (32 y 64 bits), donde siempre. En la web de Slax.

13 thoughts on “Slax: la pereza lleva a Debian”

  1. Nickobre_Chiloe says:

    Excelente post, muy interesante, saludos desde Ubuntu Chile

    1. tannhausser says:

      Gracias amigo!
      🙂

  2. Román says:

    “La pereza lleva a Debían” Eso me enfada un poco. “Debían lleva a la tranquilidad” Esto me tranquiliza. La mayoría de las derivadas, se basan en Debían. Dormir tranquilo es bueno.

  3. Gabriel says:

    Amé esa distribucion hace aproximadamente 7 u 8 años, cuando “hacer correr una pc sin disco rigido” era un paradigma totalmente nuevo para mi. Recuerdo entrar en la sala de informática de mi ciudad usando Slax y haciendo todas mis cosas allí. Después se volvió un karma el hecho de que no hubiese releases más frecuentes, incluso muchas veces era imposible instalar un módulo. En fin, que ahora no es mas Slax, sino otra derivada de Debian.

  4. Mitsouko says:

    Todos los caminos conducen a Debian.

  5. ElNelson says:

    ¿Quedan derivadas de Slackware?

    1. Roberto Val says:

      Vector, Zenwalk, Salix, Porteus (por el momento), Slackel, Absolute, SMS, pocas pero quedan unas cuantas que aún usan Salckware.

  6. Entrambosmares says:

    Y a mí que Debian no me parece especialmente ligero…

  7. anjira95 says:

    Umm. Definitivamente el usuario medio/bajo de Linux, es parecido al usuario medio/bajo de Windows.
    Así que no entiendo el porque de frases como “ni tienen afán de aprender ¿por donde coño le vas a meter Linux?”, “ni sabe lo que es, ni quiere aprender” “intentar evangelizar hacia Linux”

    Si eres usuario de Windows 10 y estas cómodo con él … Usa sus servicios, lo principal son las aplicaciones, no el SO.

  8. 0xi says:

    “A pesar de la excelente comunidad de Void Linux y lo innovador de su sistema, no me apetecía aprender a manejar otro gestor de paquetes o leer una guía de instalación. La pereza lleva a Debian y Debian lleva a la tranquilidad.”

    La pereza no lleva a Debian, en este caso sí pero es lo de menos: La pereza lleva a la rutina. Una conclusión errónea por tanto.

  9. Victor González says:

    Donde esté ArchLinux que se quite Debian

    1. nachojuncal says:

      Distintas concepciones.
      Arch está actualizada al día, pero también tiene el UOD (Update Or Die) como premisa. Debian va con paquetes más antiguos en algunos casos, pero te desentiendes del sistema. En ambos casos, sistemas muy ligeros y de los más icónicos de GNU/Linux. Ni para bien, ni para mal, distintos.

  10. rafa says:

    Deberia llamarse SLAD *D=debian. Si se basa en Fedora SLAF. Si se basa en Ubuntu SLAU, etc.

Deja un comentario