Apología de Antergos

Los habituales del blog habréis notado que la actividad ha disminuido en los últimos días. Si amigos, el replicante está de vacaciones. Me había prometido escribir algún que otro post entre viaje y reunión familiar, pero es curioso lo ocupado que puede estar uno, cuando realmente no tiene nada que hacer.

Así que toca artículo intimista e intrascendente para despedir 2016 (vaya! otra vez sin hacer las mejores distros del año 🙂 ) , un periodo que aproximadamente coincide con el que llevo usando Antergos. Un momento tan bueno como otro para explicaros porque diablos es mi distro principal.

Comentaros antes que nada que soy un linuxero con suerte, los dioses del hardware siempre me han sido propicios. Distros como Ubuntu, Fedora, openSUSE, Debian o Manjaro, han poseído mis equipos y realmente podría ser feliz utilizando cualquiera de ellas, porque aprecio enormemente todas sus cualidades. Pero igual que os pasa a vosotros, al final hay que elegir una.

Arch con cosas

Antergos es Arch Linux con cosas, por lo que la mayor parte de su éxito se debe a esta última. Al contrario de Manjaro (otra excelente distro con juguetes adicionales, como el que permite gestionar los kernels) bebe directamente de las fuentes de Arch, sin demora de ningún tipo o reflexión previa a su actualización.

Es cierto que Antergos tiene un repositorio propio (pequeño y generalmente bien mantenido), pero los paquetes que contiene en su mayoría no son trascendentales: un pantalla de bienvenida por aquí, un artwork de numix por allá, modulos del kernel para ZFS, algunos gestores de software gráficos como pamac y octopi o helpers como yaourt, además de varios programas incluidos en AUR…, como excepción podríamos citar los paquetes para escritorios como Cinnamon o MATE. No me disgustan, pero mis entornos favoritos son GNOME, Xfce y KDE Plasma, por lo que no es un factor a tener en cuenta.

Facil instalación

Así pués el principal factor de diferencia respecto a Arch Linux es el proceso de instalación totalmente gráfico. Mediante Cnchi (instalador con cierta fama de inestable o en todo caso de no funcionar siempre a la primera) podemos tener un sistema listo en pocos minutos, un bonito escritorio a nuestra disposicion (lo habitual es meterle GNOME, pero en cualquiera de los grandes va bien) y sin necesidad de leer la guía de instalación de Arch (definitivamente no difícil para un usuario con experiencia en Linux, pero si algo más tedioso si es la primera vez que lo haces).

Por contra el grado de configuración y minimalismo es bastante menor, aunque el instalador de Antergos también nos da algunas opciones, su objetivo no es el de construirse una distro a medida.

Existe por supuesto la diferencia de saber como el sistema es instalado desde linea de comandos y su utilidad para resolver posibles problemas a posteriori. Sin que se me enfaden los amigos archeros, yo minimizaría ese aspecto. Al cabo de unos años es posible que ni te acuerdes de los pasos y a menos que seas un desastre en el mantenimiento de tu equipo, es poco probable que tengas que reinstalar.

Para cualquier problema: la (excepcional) wiki o los foros de Arch, ahí está todo (un problema específico de Antergos, más allá de su instalador es poco probable). Al igual que en el resto de distribuciones lo importante es saber buscar y leer, no hay más.

¿Estabilidad en las rolling releases? En efecto, no estamos locos

Lo que nos lleva a otro punto. La tremenda estabilidad que tienen las distros rolling release hoy en día, en particular las derivadas de Arch. La primera instalación de Antergos la hice hace más de un año, la segunda hace un par de semanas de forma excepcional en el equipo con que estoy viajando (portátil con doble arranque con Ubuntu, dejándole a este la responsabilidad del boot), también un netbook con Manjaro y cifrado LUKS hace 3 o cuatro años…en ninguno de esos casos he precisado reinstalar y los problemas que he tenido que resolver no han sido superiores en dificultad, a los que me habría enfrentado con una distro de ciclo regular.

¿Cosas viejas? No gracias

El software a la última es otro factor que me hace decantarme por Antergos. Y ahí influye el tener un blog. Sabéis que me gusta probar todos los programas de los que hablo y en los repositorios de Arch Linux oficiales y comunitarios siempre me encuentro las últimas versiones horas o días después de su lanzamiento. También la mayoría de proyectos que asoman por GitHub.

Nuevos paquetes corrigen bugs antiguos, en ocasiones introducen algunos nuevos y generalmente mejoran las prestaciones. Su implementación en distros orientadas a servidores, en muchos casos se ve ralentizada por un asunto de modificación de configuraciones (entendible cuando se mantienen cientos o decenas de equipos), más que por la fiabilidad de la nueva versión en si. En un usuario de escritorio eso no es tan importante y es mucho más sencillo importar scripts y configuraciones varias.

Que no se te vaya la vida en las actualizaciones

Y está Pacman. No conozco otro gestor de software tan rápido y sencillo en GNU/Linux. Hasta su sintáxis es mucho más minimalista de lo habitual.

Esos en definitiva son los principales motivos que me llevan a usar Antergos. Pero como decía ese gran linuxero llamado Mao Zeodong: «distro rolling o de ciclo regular lo importante es que cace Tux’s

A todo esto:

Feliz año 2017 amigos!

63 comentario en “Apología de Antergos”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.